viernes, 27 de marzo de 2009

Fernando Piñar, amigo del alma




¡Qué mal trago, Fernando! ¿Qué le has hecho a la vida para que esta te trate tan mal? ¿Porqué el de arriba te manda esta plaga de lutos y tristezas que muy pocos podríamos aguantar?

Y ahora. ¿Ahora, que comenzabas a levantar cabeza y hasta tu Sevilla F.C. te había hecho recuperar la inconfundible y sincera sonrisa que nos regalas a los amigos?.

Si ya fue un mazazo brutal cuando se nos fue Javier para que siguiera desde el paddock del cielo las carreras del hipódromo que lleva su nombre en Dos Hermanas...¿qué te digo yo ahora, cuando se te ha ido tu Ángela del alma con solo 23 años?




Otra vez dar el adiós a carne de tu carne...



Otra vez a los 23 años...



¡¡23 años!!

No tengo palabras, Nani, y esta vez no es una frase hecha. Yo que, ya ves, tanto escribo por aquí, hoy no puedo decirte nada.

Ni siquiera soy capaz de darte ánimos.

Pero te los doy.

Así que, ya veremos cómo, pero te vamos a sacar con el alma rota entre todos para arriba.

Tu dolor es el nuestro. El de todo el mundo del caballo.

Todos lloramos a Ángela Piñar Hafner.
Nota: La fotografía que ilustra este comentario ha sido extraída del blog de Carlos Zuma. En ella podemos ver a Ángela acompañada de su familia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No le conocía a Fernando, y menos a su hija, pero me ha sobrecogido el artículo. Descanse en paz, un gran abrazo a ese padre que tiene que estar muerto en vida y felicidades al autor de estas líneas. Roberto.

Paco Benítez dijo...

El viernes, cuando llegue a casa por la tarde desde Málaga, me encontre a mis dos hijos , Paco y Alvaro, totalmente derrumbados por el dolor, me preocupe por el motivo y me dijeron que su gran amiga Angela Piñar, habia fallecido, es una gran perdida ya que era una buena niña, mi mas sentido pesame a su familia.
Mis hijos han perdido a una gran amiga.

Anónimo dijo...

Ángela Piñar Hafner era una de las mejores personas que he tenido en mi vida, y la verdad es que me siento muy orgullosa de haberla considerado un pilar fundamental en mi existencia y de tener tantos recuerdos a su lado.
La vida te pone muchas trabas en el camino, pero aún sigo pensando que ni Ly ni Fernando ni Carlos ni Bea se merecen algo así...Las gente buena no debería de pasar nunca por situaciones de este tipo. Ángela llenaba de sonrisas y de alegría el corazón de cualquiera que estuviera a su lado y eso, ni la distancia ni el tiempo, podrá cambiarlo.