martes, 3 de marzo de 2009

Don Antonio Blázquez, orgullo de la hípica andaluza


Cuentan que Antonio Blázquez tuvo una vez un sueño, y este fue Dehesa Montenmedio, un santuario hípico que no necesita ninguna presentación y sobre el que ya hemos agotado la práctica totalidad de adjetivos favorables en los casi ocho años de existencia del programa "A Caballo", que siempre y desde el primer momento apostó por este proyecto dando difusión a todas las competiciones hípicas de primer nivel que se hacían allí. Durante muchos años fuimos los únicos que hablamos de Dehesa Montenmedio ajenos a polémicas políticas y nunca nos tembló el pulso ni la voz -ahí están los archivos- para proclamar en voz alta que Montenmedio no solo era una maravilla ecuestre, sino que era necesario en Andalucía. Hicimos únicamente lo que consideramos que era justo y nunca, jamás de los jamases, ni pedimos ni recibimos nada a cambio.






No parece necesario a estas alturas recordar el calvario legal por el que ha tenido que pasar Antonio para que su sueño no estuviera permanentemente en el punto de mira de cierta opinión pública y publicada, muy políticamente correcta ella para más señas.






Antonio Blázquez luchó quince años contra viento y marea, contra lo que consideraba una injusticia: el acoso y ¿derribo? de su proyecto por parte de personas empecinadas en acabar con Montenmedio a toda costa, incluso por encima de los centenares de personas de la comarca que viven directa o indirectamente de la actividad en Montenmedio e, incluso, de los millones de euros que su actividad aporta a la zona de la provincia de Cádiz donde se encuentra.






Por fin, el acoso ha cesado, la justicia ha hablado y las instituciones también: Montenmedio es legal y será apoyada para que se consiga convertir el sueño de Antonio Blázquez en realidad: establecer en Cádiz uno de los paraísos de ocio y deporte más importantes del mundo dentro de un entorno impresionante. Y en ese paraíso el caballo será el rey.




El final de este túnel es una gran noticia para Andalucía, su hípica y sus aficionados, también para la zona de la provincia de Cádiz donde se encuentra Montenmedio. Pero sobre todo para Antonio Blázquez y aquellos que lucharon codo a codo con él y no contra él, no dejándole solo ni en los peores momentos. Nos referimos, entre otros, a Alejandro Barreras y Teresa Fontán, dos nombres que merecen un sitio de honor en la historia de nuestra hípica.







Amigas y amigos, hay un antes y un después de Montenmedio en nuestra hípica. Nosotros, un programa de televisión cuya existencia por cierto tampoco ha sido un camino de rosas, sólo pusimos durante estos años unos humildes y pequeños granitos de arena. Ellos hicieron el trabajo más duro. Felicitémonos todos, porque el tiempo nos dio la razón.






Felicidades Montenmedio. Felicidades, Don Antonio Blázquez.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lagarto,Lagarto

Nicolas dijo...

Anonimo: si tu intención a sido o es "desacordarte" con lo expuesto por acaballomaster,te diré que tu me pareces reptil,reptil.
Suscribo todo lo dicho de Montenmedio y sus artifices,quizá por eso de ser bien nacido y agradecido. Y tú ¿has hecho algo por la hípica? aparte de ser cobarde y no dar la cara,si eres o has sido jinete espero que tuvieras o tengas mas valor que escribiendo.
Nicolás Ybarra

Anónimo dijo...

Suscribo todas las palabras de Nicolás Ybarra. Enhorabuena a Don Antonio Blázquez. El artículo dice verdades como soles. Y el primero que ha escrito que se explique o deje la bebida. Gran artículo. J.F.

Anónimo dijo...

Era curioso, porque hasta hace poco ponías el programa y se hablaban maravillas de Montenmedio, pero luego pasabas al primer canal y el informativo los ponía a parir. Me alegro por los valientes y me refiero a los de Montenmedio y a los del programa.Enhorabuena también a Vejer. R.S.Benítez.